Alimentos lácteos pasteurizados libres de gripe aviar viva, confirman pruebas federales

Pruebas adicionales de productos lácteos minoristas en todo el país no han encontrado signos de virus vivo de la gripe aviar, lo que refuerza el consenso de que la pasteurización protege a los consumidores de esta amenaza, dijeron el miércoles funcionarios federales de salud y agricultura durante una conferencia de prensa.

Pero la magnitud del brote de gripe aviar en el ganado sigue sin estar clara porque los rebaños lecheros no son sometidos a pruebas rutinarias para detectar infección, según han señalado científicos y otros expertos.

Se ha informado de una única infección humana leve en un trabajador lechero de Texas que tuvo contacto directo con vacas enfermas. Pero los científicos temen que pueda haber muchas más infecciones no detectadas, particularmente entre los trabajadores agrícolas.

Apenas dos docenas de personas han sido sometidas a pruebas de detección de gripe aviar, dijeron funcionarios federales en la conferencia de prensa. Agregaron que no ha habido un aumento inusual en los casos de gripe en todo el país, incluso en áreas con vacas infectadas.

Pero el Dr. Keith Poulsen, director del Laboratorio de Diagnóstico Veterinario de Wisconsin, dijo que las granjas no están obligadas a realizar pruebas a sus empleados, muchos de los cuales son trabajadores migrantes reacios a trabajar con los funcionarios de salud estatales.

“¿Cuánto ignoramos por ansiedad y miedo a lo que pasa si no obtienes una respuesta que te guste? » dijo el Dr. Poulsen.

Hasta la semana pasada, los productos lácteos potencialmente contaminados parecían representar la amenaza más inmediata para el público. Los reguladores federales anunciaron la semana pasada los primeros resultados de las pruebas de alrededor de 95 muestras de leche al por menor: aproximadamente una de cada cinco muestras contenía fragmentos genéticos del virus, un hecho que, según los funcionarios de salud, no representaba una amenaza para los consumidores.

Pruebas más avanzadas a finales de semana no encontraron virus vivo en las muestras, un alivio para los reguladores federales.

El miércoles, el Dr. Donald A. Prater, director interino del Centro de Seguridad Alimentaria y Nutrición Aplicada de la Administración de Alimentos y Medicamentos, dijo que los científicos federales examinaron 201 muestras adicionales de productos lácteos comerciales, incluyendo leche, requesón y crema agria.

Hasta ahora, los científicos no han encontrado evidencia de un virus potencialmente infeccioso. «Los hallazgos de los socios del gobierno de EE. UU., así como los de investigadores universitarios, no cambian nuestra evaluación de la seguridad de la leche», dijo el Dr. Prater.

El Dr. Prater dijo que la FDA todavía desaconseja encarecidamente el consumo de productos lácteos crudos y no pasteurizados. Los científicos federales todavía están revisando datos para determinar si el virus en la leche cruda podría ser infeccioso, añadió.

Hasta el miércoles, el brote se había extendido a 36 rebaños en nueve estados, según el Departamento de Agricultura. Los científicos han criticado a la administración Biden por no realizar más pruebas con animales para determinar el alcance del brote.

Algunas granjas lecheras son de difícil acceso y los propietarios a veces se muestran reacios a otorgar acceso a las instalaciones de producción a los funcionarios, dijeron funcionarios federales.

«Hay muchas granjas que no informan», dijo el Dr. Poulsen, el experto de Wisconsin. «No informan porque tienen mucho miedo de lo que podría pasar si no dan negativo».

El Departamento de Agricultura ha dictaminado que las vacas lactantes deben dar negativo en la prueba del virus de la influenza A, una clase que incluye la gripe aviar, antes de ser transportadas a través de las fronteras estatales. La norma también exige que los propietarios de rebaños que den positivo proporcionen datos sobre la ubicación del ganado para ayudar a los investigadores a rastrear la enfermedad.

Pero más allá consejo lanzado la semana pasada reveló que los granjeros deben realizar pruebas solo a 30 vacas en un grupo, lo que potencialmente permite que las vacas infectadas en rebaños más grandes se muevan entre estados sin ser detectadas.

La Dra. Rosemary Sifford, alta funcionaria del USDA, defendió el alcance de la orden, diciendo que 30 vacas era un «número estadísticamente significativo para poder determinar el estado del lote». El departamento ahora exige que los laboratorios y los veterinarios estatales informen a la agencia sobre cualquier prueba positiva en ganado.

El USDA también ha centrado su atención en la carne. La semana pasada, Colombia se convirtió en el primer país en prohibir la carne y los productos cárnicos de ciertos estados de EE. UU. debido al brote de gripe aviar.

El Dr. José Emilio Esteban, máximo funcionario de seguridad alimentaria del USDA, dijo durante la sesión informativa que la carne de res es comestible, pero que la agencia está realizando tres estudios para «mejorar nuestro conocimiento científico y asegurarnos de que tengamos datos adicionales».

El departamento analiza la carne molida de las tiendas de comestibles, así como los restos de animales sacrificados, en estados que se sabe que han infectado al ganado lechero, dijo el Dr. Esteban. La agencia también está examinando la eficacia de cocinar para matar el virus calentando hamburguesas de carne a tres temperaturas diferentes.

Las pruebas preliminares no encontraron evidencia del virus en la carne molida, dijo el USDA el miércoles por la noche.

Los funcionarios también están considerando posibles formas de compensar a los productores de leche por “su cooperación y adopción de prácticas de bioseguridad adicionales”, dijo el Dr. Sifford.

Detrás de gran parte de la preocupación por el brote bovino está el temor entre los científicos de que el virus de la gripe aviar pueda adaptarse a los mamíferos. El Dr. Sifford dijo en la conferencia de prensa que los científicos federales no han detectado ningún cambio en el virus que le permitiría propagarse más fácilmente entre humanos.

El Dr. Demeter Daskalakis, alto funcionario de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, reconoció que sólo se habían realizado pruebas de detección de la infección a unas 25 personas, aproximadamente el mismo número informado la semana pasada.

Más de 100 personas están siendo monitoreadas para detectar síntomas. El Dr. Daskalakis dijo que la cantidad de personas examinadas y monitoreadas fue “dinámica”, en parte porque el período de seguimiento para las personas con síntomas finaliza cuando se recuperan.

Emily Anthes contribuyó con el reportaje.