Cinco personas reportadas muertas en protestas contra la ley fiscal en Kenia: actualizaciones en vivo

Cinco personas reportadas muertas en protestas contra la ley fiscal en Kenia: actualizaciones en vivo
Cinco personas reportadas muertas en protestas contra la ley fiscal en Kenia: actualizaciones en vivo

Funcionarios extranjeros encargados de hacer cumplir la ley comenzaron a llegar a Haití el martes, más de un año y medio después de que el primer ministro del país pidiera ayuda a otros países para poner fin a la violencia de las pandillas que ha asolado a la nación caribeña.

Decenas de hombres armados vestidos con uniforme militar descendieron de un avión de Kenya Airways en el Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture de Haití en la capital, Puerto Príncipe.

Los agentes forman parte de un despliegue de agentes de ocho países que vuelan sobre la capital en un intento de arrebatar el control de la ciudad a decenas de grupos armados que han atacado comisarías de policía, liberado presos y asesinado con impunidad.

La llegada inicial de un equipo de 400 agentes kenianos se produjo en un día de intensa y mortal violencia en la capital de Kenia, Nairobi, cuando la policía se enfrentó con manifestantes que se oponían a un proyecto de ley fiscal que aumentaría los impuestos sobre muchos productos básicos.

Algunos expertos en seguridad dicen que los funcionarios kenianos enfrentan un desafío importante a la hora de apoyar a la policía haitiana y enfrentar a grupos haitianos bien armados y bien organizados que han tomado gran parte de Puerto Príncipe y han prometido luchar contra los kenianos.

La policía de Kenia también tiene una historia accidentada en su tierra natal y ha sido acusada por grupos de derechos humanos de matar y abusar de civiles, lo que genera preocupación por sus acciones en Haití.

Desde que se lanzó el llamamiento de ayuda internacional de Haití en octubre de 2022, más de 7.500 personas han muerto en la violencia: más de 2.500 solo en lo que va de año, dijo la ONU.

Con un gobierno nacional debilitado y la presidencia de Haití liberada, decenas de pandillas han establecido barricadas, secuestrado y asesinado a civiles y atacado barrios enteros. Según la ONU, alrededor de 200.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares entre marzo y mayo.

Los kenianos en Haití son los primeros en enviar una fuerza estimada de 2.500 miembros, organizada en gran parte por la administración Biden.

«Están cumpliendo una misión importante que cruza fronteras y culturas», dijo el lunes el presidente de Kenia, William Ruto, a los oficiales antes de partir.

El presidente Biden dio la bienvenida al despliegue el martes.

«El futuro de Haití depende del retorno al régimen democrático», dijo en un comunicado. «Si bien es posible que estos objetivos no se logren de la noche a la mañana, esta misión brinda la mejor oportunidad para lograrlos».

Se espera que los bloqueos de carreteras aborden una larga lista de prioridades, incluida la recuperación del control del principal puerto del país y la liberación de las principales carreteras de las bandas que exigen dinero a los conductores.

«Los puestos de control de las pandillas en estas carreteras también son una importante fuente de ingresos para ellas», dijo William O’Neill, especialista en derechos humanos de la ONU en Haití.

«Aunque la llegada de los kenianos está muy retrasada, llegará en el momento adecuado», especialmente con el nombramiento de un nuevo jefe de policía y primer ministro en las últimas semanas, afirmó.

Los residentes de la región del Bajo Delmas llevaron sus pertenencias mientras huían de sus hogares en Puerto Príncipe, Haití, en mayo.Crédito…Ralph Tedy Erol/Reuters

Estados Unidos ha proporcionado muchos suministros para la operación y se ha apresurado a encontrar vehículos blindados y otros equipos.

«Los kenianos no quieren ser una de esas misiones que aparecen en el país y durante un mes nunca abandonan su base», dijo en una entrevista Dennis B. Hankins, embajador de Estados Unidos en Haití.

Añadió que los kenianos deben «apoyar» a la policía haitiana, pero no sustituirla, para que su partida no cree un «vacío de seguridad» cuando finalice la misión.

Oficialmente llamada Misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad, se espera que el despliegue dure al menos un año, según el gobierno de Estados Unidos. Aprobado por la ONU y financiado en gran medida por Estados Unidos, su objetivo es apoyar a la policía haitiana y crear suficiente estabilidad para que el gobierno de transición celebre elecciones para elegir un nuevo presidente y miembros del parlamento.

El ejército estadounidense realizó más de 90 vuelos a Haití antes de la operación, transportando más de 2.600 toneladas de suministros. Contratistas civiles han construido dormitorios para oficiales kenianos en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

En mayo, funcionarios del gobierno haitiano comenzaron a limpiar el perímetro del aeropuerto de cientos de casas, lo que había facilitado que las pandillas se escondieran y dispararan a los aviones, lo que obligó a cerrar el aeropuerto. El aeropuerto ha reabierto para vuelos comerciales.

El embajador añadió que las pandillas no pelearon durante los preparativos del aeropuerto, una señal de que tal vez no estén dispuestos a entablar un combate directo con las fuerzas especiales, dijo.

«Tan pronto como abrimos y operamos el aeropuerto y comenzamos a ver vuelos militares, tuvo un efecto psicológico realmente significativo en la población», dijo Hankins.

Un avión de carga militar estadounidense llegó al aeropuerto Toussaint Louverture de Puerto Príncipe en mayo. Los vuelos militares han transportado suministros a fuerzas multinacionales.Crédito…Odelyn Joseph/Prensa Asociada

Muchos expertos dicen que más allá de la seguridad, Haití necesita un plan integral para abordar las causas fundamentales de sus problemas de gobernancia.

Después de que el primer ministro Ariel Henry se viera obligado a dimitir a finales de abril, las partes tardaron varias semanas en ponerse de acuerdo sobre quién formaría parte del nuevo consejo presidencial interino.

Pasó un mes antes de que el sustituto de Henry asumiera el cargo.

Garry Conille, ex funcionario de la ONU, aceptó el cargo a finales de mayo.

En una conferencia de prensa el martes, en la que estuvo acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores de Kenia, Monica Juma, Conille dirigió sus comentarios a los líderes de las pandillas que han causado estragos en Haití.

«Ustedes también están hartos de esta situación, a pesar de que ustedes la crearon», dijo. «Suficiente es suficiente.»

Por ahora, Bahamas, Bangladesh, Barbados, Belice, Benin, Chad, Jamaica y Kenia han aportado oficialmente personal a la operación.

Pero la tarea no ha recibido mucho compromiso financiero.

Aunque las autoridades kenianas estiman que el coste alcanzará los 600 millones de dólares, el fondo de la ONU sólo dispone de 21 millones de dólares. Estados Unidos ha prometido más de 300 millones de dólares para financiar la operación.

Estados Unidos, Canadá y Francia (los mayores benefactores y aliados de Haití) no estaban dispuestos a enviar sus propias tropas a Haití.

Kenia fue la primera nación en ofrecer públicamente hacerlo. Muchos expertos creían que la operación sería bienvenida si estuviera dirigida por una nación africana.

Los expertos dicen que Ruto, que ganó las elecciones presidenciales de 2022 después de unas elecciones muy reñidas, utilizó el despliegue para elevar aún más su perfil en el escenario mundial.

La implementación se produce incluso cuando Ruto enfrenta protestas en todo el país contra el proyecto de ley de finanzas, que según los críticos aumentará el ya alto costo de vida.

El martes, la policía lanzó gases lacrimógenos y se escucharon disparos mientras miles de manifestantes inundaban las calles que rodean el parlamento de Kenia en Nairobi. Según defensores de los derechos humanos, al menos cinco personas murieron y más de 30 resultaron heridas.

El presidente de Kenia, William Ruto, en Nairobi en mayo.Crédito…Brian Otieno para The New York Times

En el campamento policial de Nairobi, los agentes recibieron entrenamiento físico y con armas y recibieron nuevos cascos y chalecos antibalas, según entrevistas con agentes de policía que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar públicamente con los periodistas.

También han asistido a cursos intensivos de francés y criollo.

Además de proteger la infraestructura clave, se espera que en algún momento los agentes aseguren el palacio presidencial, que sigue disperso después del terremoto de 2010 pero sigue siendo una sede simbólica del poder en Haití.

Pero la fuerza de 400 efectivos que llegó el martes es sólo un pequeño paso hacia una operación importante que requerirá muchas más personas y recursos para ser efectiva, dijo Gédéon Jean, director ejecutivo del Centro de Análisis e Investigación de Derechos Humanos de la organización haitiana. que se vio obligada a suspender sus operaciones debido al aumento de la violencia.

«Aún queda mucho por hacer», afirmó Jean.

El equipo inicial probablemente «irá a lo seguro» al principio, pero incluso si vienen más oficiales de otros países, su tarea será desalentadora, especialmente porque no han trabajado juntos antes, no hablan los mismos idiomas o tienen una relación. «Un marco», dijo Sophie Rutenbar, investigadora visitante del Centro para la Cooperación Internacional de la Universidad de Nueva York que trabajó en Haití.

«El pronto despliegue de estas fuerzas será muy vulnerable», afirmó la señora Rutenbar.

Eugene Chen, un ex funcionario de la ONU que sigue de cerca a Haití, dijo que la operación internacional parecía nacer de la desesperación por hacer algo. Sin formas de apoyar el proceso político de Haití, la operación podría empeorar la violencia, afirmó Chen.

«No está claro», añadió Chen, «que ésta sea la respuesta correcta».

André Paultre contribuyó con informes desde Puerto Príncipe, Haití y David Adams De Miami.