La ayuda estudiantil molesta a Cardona mientras se presenta en el Capitolio

Cuando el Secretario de Educación, Miguel A. Cardona, compareció ante los legisladores el miércoles para exigir fondos para su agencia el próximo año, los miembros de ambos partidos tenían algo más en mente: el caótico proceso de solicitud de ingreso a la universidad de este año.

Los republicanos le hicieron preguntas sobre la implementación fallida de una nueva solicitud de ayuda federal gratuita para estudiantes, que ha descarrilado las admisiones universitarias este año. Varios de ellos preguntaron si la agencia había desviado recursos del proyecto en un esfuerzo por cancelar la deuda estudiantil.

«No hay nada más importante en este momento en el Departamento de Educación», dijo Cardona al Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre el proyecto de ley de asignaciones, diciendo que la agencia logró hacer malabarismos con múltiples prioridades con los recursos disponibles. «Estamos trabajando en esto las veinticuatro horas del día».

Como testificó Cardona, el Subcomité de Educación Superior y Desarrollo de la Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes celebró una audiencia separada en la que legisladores de ambos partidos dijeron que los problemas con el formulario de ayuda habían perjudicado a los aspirantes a estudiantes universitarios.

«Esta no es sólo una pequeña lista de quejas», dijo a los legisladores Justin Draeger, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Administradores de Ayuda Financiera para Estudiantes. «Esto realmente agrava la crisis de credibilidad del Ministerio de Educación».

La Dra. Draeger dijo que las escuelas con las que trabajaba su organización se habían topado con dos problemas adicionales que afectaron los cálculos del departamento, haciendo que hasta el 40 por ciento de los datos financieros que las escuelas habían recibido hasta ahora fueran inutilizables.

Desde que el departamento comenzó a utilizar el nuevo formulario a finales de diciembre, los errores y fallas de diseño han obstaculizado repetidamente el procesamiento de los datos financieros utilizados para calcular la ayuda federal, que la agencia finalmente entrega a los colegios y universidades.

Como resultado, los administradores universitarios no han podido decirles a muchos estudiantes cuánto pueden esperar pagar. Muchas escuelas han cambiado sus horarios de inscripción para que los estudiantes puedan tomar decisiones sobre dónde estudiar en función de lo que pueden pagar.

Rachelle Feldman, vicerrectora de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, testificó el miércoles que su escuela aún no había enviado ni una sola oferta de ayuda oficial a los estudiantes aceptados, ofertas que normalmente se habrían enviado con cartas de aceptación a finales de marzo. .

Dijo que su escuela ahora espera enviar ofertas de ayuda a los estudiantes ya en la primera semana de mayo, mucho más allá de la fecha en la que muchos estudiantes ya se habrían inscrito en otros años.

Desde abril, la Agencia de Educación mantiene «noticias rapidas”página con actualizaciones periódicas sobre su progreso en la solución de problemas del formulario FAFSA. Según una actualización del miércoles, el departamento planeaba reprocesar muchos de los registros defectuosos enviados a las escuelas antes del 1 de mayo.

Una portavoz del Departamento de Educación dijo que los funcionarios creían que habían corregido la mayoría de los errores importantes en el formulario y que el personal del departamento procesó las solicitudes presentadas en un plazo de uno a tres días. Cardona también presentó el cronograma a los legisladores el miércoles.

Pero la reacción del Congreso reveló el terreno inestable en el que se encuentra Cardona esta primavera, ya que muchos de los objetivos del departamento han quedado eclipsados.

Cardona dijo el miércoles que a pesar de los problemas con el formulario de este año, la nueva versión simplificada facilitaría a los estudiantes solicitar ayuda en el futuro.

Incluso en años típicos, muchos estudiantes que califican para recibir ayuda estudiantil no la solicitan, y varios demócratas expresaron su preocupación de que obstáculos inesperados este año afectarían desproporcionadamente a los estudiantes de bajos ingresos y de primera generación que pueden haber sido rechazados por deficiencias en el forma. o puede haber llegado a la conclusión de que pedir un préstamo era su única opción para pagar la universidad.

«Los datos predicen una disminución catastrófica en la inscripción universitaria este otoño para los estudiantes de último año de secundaria en 2024, a menos que algo cambie muy rápidamente», testificó Kim Cook, director ejecutivo de National College Attainment Network.