Los puntajes en matemáticas cayeron en todo el mundo, pero Estados Unidos aún está por detrás de otros países

Los adolescentes estadounidenses han experimentado un fuerte descenso en matemáticas desde 2018, con puntuaciones inferiores a las de hace 20 años, y los estudiantes estadounidenses han seguido estando por detrás de sus competidores globales, según los resultados de una prueba internacional clave publicada el martes.

En los primeros resultados globales comparables desde la pandemia de coronavirus, los jóvenes estadounidenses de 15 años se ubicaron por debajo de los estudiantes de democracias industrializadas similares como Gran Bretaña, Australia y Alemania, y muy por detrás de los estudiantes de países con mejor desempeño como Singapur. Corea del Sur y Estonia: continúan con las matemáticas prepandémicas.

Los pésimos resultados en matemáticas se vieron compensados ​​por un mejor desempeño en lectura y ciencias, donde Estados Unidos se ubicó por encima del promedio internacional.

Alrededor del 66 por ciento de los estudiantes estadounidenses obtuvieron al menos un nivel básico en matemáticas, en comparación con alrededor del 80 por ciento en lectura y ciencias, según la prueba del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, llamada PISA.

El examen se realizó por última vez en 2018 y mide el desempeño de jóvenes de 15 años en todo el mundo con énfasis en habilidades reales. La dosis, que normalmente se administra cada tres años, se retrasó un año durante la pandemia. Casi 700.000 adolescentes de todo el mundo se sometieron a la prueba en 2022.

Los resultados son el último indicador de un sistema educativo estadounidense que intenta preparar a todos los estudiantes desde una edad temprana. habilidades matemáticas cayendo más extenso Los estudiantes permanecen en el sistema. El año pasado, los puntajes de las pruebas nacionales también informaron más caídas en matemáticas en comparación con lectura, una materia que se realiza más en casa y se vio menos afectada por el cierre de escuelas.

A nivel mundial, los estudiantes perdieron tres cuartos de año aprendiendo matemáticas, que fue el tema principal del examen de 2022. Y sólo unos pocos países (Singapur, Japón, Corea del Sur, Suiza y Australia) mantuvieron altos niveles de rendimiento en matemáticas durante la pandemia.

En los países que mantuvieron las escuelas cerradas por más tiempo, las facturas tendieron a ser más altas.

Pero los resultados fueron mixtos. Incluso con el declive de las matemáticas, Estados Unidos perdió menos terreno que algunos países europeos que priorizaron la apertura de escuelas más rápidamente. Y Estados Unidos se mantuvo estable en lectura y ciencia.

Estados Unidos incluso subió en la clasificación mundial, en gran parte debido al descenso de otros países.

Miguel A. Cardona, secretario de educación del presidente Biden, celebró con cautela la mejora de Estados Unidos en las clasificaciones mundiales, que atribuyó en parte a un paquete de ayuda federal de 122 mil millones de dólares para las escuelas que, según dijo, «mantuvo a Estados Unidos en el juego».

Sin embargo, Estados Unidos, la economía más grande del mundo, no está lejos de ser el líder mundial en educación, a pesar de que gasta más dinero por estudiante en educación que muchos otros países.

Estados Unidos ocupó el puesto 28 en matemáticas entre los 37 países participantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. El país está formado principalmente por democracias industrializadas que representan la mayor parte del comercio mundial.

«No creo que se pueda bajar mucho más», dijo Andreas Schleicher, director de educación y habilidades de la OCDE, que supervisa el examen. «No se debe comparar a Estados Unidos» con economías menos desarrolladas, afirmó.

Incluso los estudiantes estadounidenses relativamente ricos no obtuvieron tan buenos puntajes en matemáticas como los estudiantes con desempeño promedio en lugares destacados como Japón, Corea del Sur y Hong Kong.

«No se trata sólo de niños pobres de zonas pobres», dijo Schleicher. La mitad de los jóvenes de 15 años en Hong Kong obtuvieron resultados tan buenos o mejores que el 10 por ciento más rico de los estudiantes estadounidenses, dijo.

Sólo el 7 por ciento de los estudiantes estadounidenses obtuvieron las puntuaciones más altas en matemáticas, en comparación con el 23 por ciento en Japón y Corea del Sur, y el 41 por ciento en Singapur, el país con mejor desempeño.

«Desde una perspectiva competitiva, esto no es donde uno quiere estar», dijo Tracey Burns, directora de investigación y evaluación del Centro Nacional de Educación y Economía, que estudia sistemas escolares eficaces. Señaló que también había una división de género en matemáticas: el 10 por ciento de los niños estadounidenses obtuvieron calificaciones en el nivel más alto, en comparación con el 5 por ciento de las niñas.

Quizás igual de preocupante: uno de cada tres estudiantes estadounidenses obtuvo calificaciones inferiores a las básicas en matemáticas, lo que indica que tienen dificultades con habilidades que pueden necesitar en el mundo real, como usar relaciones para resolver problemas.

En un resultado sorprendente, PISA no encontró una brecha creciente en matemáticas y lectura entre los estudiantes con mejor y peor desempeño en Estados Unidos durante la pandemia, a diferencia de otros resultados de pruebas para estudiantes más jóvenes. (Encontró una brecha cada vez mayor en la ciencia).

Pero pocos estudiantes de bajos ingresos llegan a la cima, una tendencia preocupante en todos los países.

En Estados Unidos, aproximadamente uno de cada diez estudiantes desfavorecidos llegó al cuartil superior en matemáticas.

Muchos estudiantes desfavorecidos no reciben una instrucción matemática rigurosa desde una edad temprana, dijo Shalinee Sharma, directora ejecutiva de Zearn, una plataforma de matemáticas ampliamente utilizada por estudiantes de primaria y secundaria.

A diferencia de algunos países donde las matemáticas son una habilidad que se aprende, Estados Unidos tiende a ver las matemáticas como un talento y sólo designa a ciertos estudiantes como «niños de matemáticas», dijo. Esta filosofía puede perjudicar especialmente a los estudiantes de bajos ingresos.

«Cuando tienen acceso a un aprendizaje matemático de alta calidad», dijo, «sobresalen».

En otras medidas, Estados Unidos destacó por tener más niños con inseguridad alimentaria (13 por ciento comparado con un promedio de 8 por ciento en otros países de la OCDE), más solos en la escuela (22 por ciento versus 16 por ciento) y más estudiantes que no no se sienten seguros en la escuela (13 por ciento frente a 10 por ciento).