No pueden ver el eclipse solar total, pero LightSound les ayudará a oírlo

El 21 de agosto de 2017, los hijos adolescentes de Kiki Smith se preparaban vertiginosamente para ver el eclipse solar parcial en Rochester, Nueva York. Mientras la señora Smith escuchaba su charla, se sintió excluida.

“Me sentí muy sola”, dice. A la Sra. Smith le diagnosticaron una enfermedad degenerativa cuando era niña y perdió la última parte de su visión en 2011. Los rumores locales en torno al eclipse y la atención de los medios nacionales tocaron inesperadamente una fibra sensible.

El eclipse “se trató de experimentar un momento histórico en la comunidad, y yo no fui parte de él”, dijo.

La Sra. Smith, de 52 años, que trabaja para una organización de desarrollo comunitario en Rochester, está decidida a hacer las cosas de manera diferente para el eclipse total del 8 de abril que azotará su ciudad. Ella está ayudando a organizar una manifestación pública que prioriza la accesibilidad para las personas con pérdida de visión. Su evento contará con dispositivos especialmente diseñados, llamados LightSound, que traducen los cambios en la intensidad de la luz en tonos musicales, permitiendo a las personas ciegas y con discapacidad visual escuchar mientras el cielo se oscurece y luego se ilumina nuevamente.

Durante este eclipse, la Sra. Smith dijo: “Estaré con la comunidad. Y tendré a mi alcance todos estos fabulosos recursos para experimentar lo que parecía perderme la última vez.

En todo Estados Unidos, las personas ciegas o con discapacidad visual experimentarán el eclipse utilizando aproximadamente 900 dispositivos LightSound distribuidos por un equipo dirigido por la astrónoma de la Universidad de Harvard Allyson Bieryla.

El instrumento fue desarrollado en 2017 por la Sra. Bieryla, directora del Laboratorio de Astronomía y Telescopios de Pregrado de Harvard, y Wanda Díaz Merced, una astrónoma ciega que trabajaba en el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica en ese momento.

Después de conocer las necesidades de los astrónomos con discapacidad visual, Bieryla equipó el laboratorio que dirige con una impresora que crea representaciones táctiles tridimensionales en papel termosensible de imágenes capturadas por telescopios. El Dr. Díaz Merced ha estado realizando investigaciones sobre la sonificación, en la que datos matemáticos se traducen en sonidos, durante más de una década.

Los dos hombres decidieron crear un dispositivo para sonificar el eclipse de este verano. Daniel Davis, director del Laboratorio de Demostración Científica de Harvard, produjo un prototipo.

El 21 de agosto, cuando el eclipse total pasó sobre su punto de observación en Wyoming, la Sra. Bieryla transmitió audio desde el dispositivo a través de Internet.

El Dr. Díaz Merced se encontraba entonces en Ciudad del Cabo como investigador de la Oficina de Astronomía para el Desarrollo. Durante el eclipse, compartió la transmisión con estudiantes de la Escuela para Ciegos de Athlone.

“Cuando lo oyeron, saltaron y aplaudieron”, dijo. “Fue la primera vez que pudieron escuchar un evento así, por lo que fue muy significativo. »

Aproximadamente del tamaño de una novela de bolsillo, LightSound contiene un sensor de luz que mide el brillo del cielo en lux o unidades de iluminación. Dentro de la caja, un código en una placa de microcontrolador asigna sonidos específicos a niveles digitales de lux. Luego, una tarjeta de sintetizador genera un sonido de flauta para una luz brillante, un sonido de clarinete que disminuye de tono a medida que la luz se desvanece y un sonido de clic lento y de percusión durante la oscuridad de la totalidad. Los oyentes usan auriculares o un altavoz para escuchar la sonicación del dispositivo.

Antes del eclipse solar total que pasó por Chile y Argentina el 2 de julio de 2019, el equipo de Bieryla, financiado por la Unión Astronómica Internacional, envió dispositivos o sus componentes a colegas de ambos países. En un evento en el Planetario de Santiago, los organizadores conectaron un dispositivo LightSound a un sistema de amplificación para que más de 1.500 asistentes, incluidas personas ciegas, pudieran escucharlo.

“No está dedicado sólo a las personas con discapacidad visual”, dijo Paulina Troncoso, directora del programa de pregrado en astronomía de la Universidad Central Región de Coquimbo, quien dirigió la parte LightSound de este evento. «También es para todos».

El equipo ofrece LightSound de forma gratuita y ha publicado en línea el código informático y las instrucciones para construir los dispositivos. El grupo de la Sra. Bieryla continúa modificando el producto para mejorar la experiencia del usuario. Por ejemplo, el prototipo de 2017 emitía un tono bastante estridente. En 2018, Sóley Hyman, entonces estudiante en Harvard, rediseñó el dispositivo para incorporar la placa del sintetizador y desarrolló el código para sus sonidos de flauta, clarinete y chasquidos.

Uno de los estudiantes del Dr. Troncoso experimentó reprogramando el tablero para usar una versión instrumental simplificada del 1997, canción de Daft Punk “La vuelta al mundo”. En condiciones de poca luz, los instrumentos sintetizados se apagan uno a uno, dejando sólo el sonido de la caja de ritmos.

El año pasado, Bieryla invitó a Elliot Richards, un ingeniero de Harvard, a rediseñar el dispositivo con un circuito impreso en lugar de una maraña de cables. El cambio hace que la construcción de los dispositivos sea mucho más fácil, y Bieryla y Hyman, que ahora es estudiante de posgrado en la Universidad de Arizona, enseñaron a voluntarios cómo soldar y ensamblar los materiales en varios talleres.

Una vez que las personas entienden cómo LightSound hace que el eclipse sea accesible, están ansiosas por ayudar, dijo Bieryla.

«Me conmovió el corazón: la cantidad de trabajo que la gente puso en este proyecto y el entusiasmo que lo rodea», dijo.

En un cálido sábado de marzo, una docena de voluntarios se sentaron encorvados sobre las mesas en un salón de clases del Austin Nature & Science Center en Texas, usando soldadores para unir componentes a placas de circuito. El olor acre del metal caliente flotaba desde la puerta abierta mientras el trino de un ruiseñor en un árbol cercano flotaba en el interior. Mientras los voluntarios probaban sus dispositivos terminados, las notas superpuestas de la flauta y el clarinete sonaban como el estruendo de una orquesta afinando antes de una actuación.

Mark Sullivan, que trabaja como soldador, descubrió el taller a través del club de astronomía local y decidió ayudar. Sullivan había presenciado el eclipse solar total de agosto de 2017 en Nashville.

Las personas como él, que pueden ver, «dan por sentado que pueden mirar el sol en busca de un eclipse», dijo, y añadió: «Hay que asegurarse de que todos tengan la oportunidad». »

El equipo de la Sra. Bieryla ha recibido más de 2500 solicitudes de dispositivos LightSound. Envió tantos como pudo a organizadores de eventos como la Sra. Smith en Rochester; a bibliotecas, museos, universidades y centros para personas mayores; y escuelas para ciegos.

En Austin, la Escuela para Ciegos y Discapacitados Visuales de Texas organizará un “espectáculo de eclipses” el 8 de abril con diagramas táctiles de eclipses y dispositivos LightSound. Yuki Hatch, una estudiante de grado 12 de la escuela, dijo que el dispositivo LightSound significa que no tendrá que depender de su visión limitada para experimentar el eclipse total.

A la Sra. Hatch le encanta la astronomía y en octubre observó el eclipse anular que pasó por Texas. Pero ella sólo vio un punto que se desvaneció y se iluminó.

LightSound «en realidad me dará más información de la que puedo ver con mis ojos», dijo.

La Sra. Hatch planea obtener una licenciatura en informática y desarrollar tecnología que la NASA pueda utilizar para enviar personas ciegas al espacio.

Cuando la Sra. Smith era estudiante de primer año en la universidad, tomó una clase de astronomía hasta que su pérdida de visión se lo hizo demasiado difícil. El dispositivo LightSound señala un cambio alentador hacia el apoyo y la inclusión, afirmó.

Permitir que aquellos que no pueden ver un eclipse lo escuchen representa «una oportunidad para que los niños no se rindan con estas cosas», añadió.